5 de enero día de los negritos

Se originan cuando los negros esclavos de Popayán le solicitan al Rey de España un día libre por cada año en recompensa al duro y extenuante trabajo a que eran forzados en las minas. La historia la narra el famoso  periodista Pastuso Neftalí Benavides Rivera en su obra “estampas iluminadas de los carnavales de Pasto “quien describe en primera instancia, como los negros esclavos de las colonias se sublevaron por primera vez ante el monarca español.

Los hechos sucedieron en la población de Remedios (Antioquia) en el año 1.607, pero en esa ocasión la petición fue negada y los negros sublevados fueron perseguidos y castigados.

El grave levantamiento de la población de remedios, ocurrió hace varios años, que fue recordado por los negros esclavos de Popayán, un día decididos se presentaron ante las autoridades del Cauca pero no en son de huelga sino pacíficamente a solicitar se les concediera un día libre pero “libre de verdad”, en reciprocidad al duro y extenuante trabajo durante los doce largos meses del año, la petición fue aceptada por las autoridades quienes a su vez la hicieron conocer a su majestad.

Cierto día y después de una prolongada espera llega el “cajón” de España y entre los documentos reales y de trascendencia que desde la península eran remitidos, estaba el de “acogimiento muy paternal” que el Rey hacia de la solicitud de los negros esclavos y se señalaba el cinco de enero  víspera de la fiesta de los Santos Reyes Magos, como el día libre para las gentes de color y como un señalado homenaje al Rey negro, el príncipe expresaba día vaco para los negros esclavos vendo a decirlos a voz que se acoge paternalmente a dicha solicitud y se dará día vaco eternamente a los negros y será el cinco de Enero, vísperas de las fiestas de las Santas Majestades y venerando a la santa majestad del Rey negro. Fechada en Madrid yo el príncipe refrendada por Oduño.


La trascendental noticia fue dada a conocer en Popayán y así fue como el cinco de Enero se declaraba día “vaco” libre, pero, “libre de verdad “ para las gentes negras quienes enteradas de la singular merced, se lanzaron las calles de la ciudad y enloquecidas danzaban al son de la estentórea, “música africana”, muchos de los negros desempolvaron sus  vestimentas de colorines posibles herencias de sus mayores, y todos portaban trozos de carbón con el que tiznaban a todo ser viviente de manera especial pues los negros libres por veinticuatro horas deseaban que los nobles moradores de Popayán fueran negros por ese día Pero la alegoría y el entusiasmo de los negros de Popayán duro poco tiempo y la fiesta se fue muriendo paulatinamente.

Afortunadamente fue trasladada a Pasto por transportadores y comerciantes desde los inicios del siglo pasado. Lo paradójico es que en Pasto no había negros o mejor dicho eran muy escasos pero la verdad es que el “día de los negritos” desde su inicio tomo contornos de fiesta de todos aquí se volvió tradicional desde el siglo pasado, el cinco de Enero de cada año no solamente se utilizo el carbón molido con cebo de vela para jugar a los negritos, sino otras clases de elementos como colorantes, aserrines, mermeladas, y el juego calo entre las familias de clase alta.

pueblos_1.jpg