El Origen Europeo

Las fiestas prehispánicas, con la llegada de los españoles, sufrieron varias modificaciones encaminadas a su transformación hacia la forma de celebrar en la Europa del momento. Es así como las fiestas relacionadas con el tiempo de las cosechas o de siembra, fueron remplazadas por las fiestas de los cristos, vírgenes o santos, de acuerdo a la comunidad religiosa que adelanto el proceso de evangelización en América.

Para los misioneros que llegaron a América, los rituales de los indígenas eran demoníacos, para remplazarlos, inicialmente, se valieron de crueles formas para lograrlo, como la destrucción de lugares de pagamento, de la quema de los sacerdotes indígenas, entre otros; posteriormente las formas de lograrlo fueron mas sutiles e inteligentes, logrando la conversión de las poblaciones indígenas.

Dentro de estas formas sutiles para lograr, se dio, el difundir la imagen de un ser malo, “el diablo” y sus huestes, en contraposición del Dios Cristiano, lleno de virtudes y bondades. Para ello realizaron las personificaciones del bien y del mal, de gran acogida entre las poblaciones nativas; las imágenes enmascaradas del pasado, de las deidades tutelares, son remplazadas por las imágenes diablos y demonios, los que son dominados por el Dios bondadoso; representación que tiene su mayor esplendor en las fiestas del Corpus Christi; festividad que es introducida en el año de 1264 por el papa Urbano IV, en el mundo católico de Europa.

La otra raíz, del Carnaval de Negros y Blancos, se funde en el pasado europeo cuando hacia el siglo X, se inicia la realización de los autos sacramentales en donde nacen las moriscas y el personaje principal que representa al mal, quien se pintaba la cara de negro, lleva una vejiga de cordero y una espada para la lucha contra el bien. Con el descubrimiento, conquista y colonización de América, los europeos introdujeron múltiples manifestaciones, entre ellas este personaje de las fiestas moras que fue utilizado para facilitar los procesos de evangelización en algunas zonas de este continente, al representar el bien y el mal.

El negro, entra a fusionarse con los personajes de las fiestas americanas, dando paso a figuras sincréticas, que tiene las funciones de enseñar que es el bien y el mal, entretener a quienes observan la fiesta, pero al mismo tiempo es el guiador y ordenador de la danza y la música. Dentro de las celebraciones que se llevaron a cabo durante la colonia en San Juan de Pasto, fundada en 1536, están los regocijos públicos que se realizaban en esta naciente villa, acompañados por las danzas de las comunidades indígenas de los alrededores en donde el negro adquiere gran valor acompañando siempre a los danzantes y músicos; y corridas de toros.

Este sincretismo, se fue difundiendo, a todo tipo de celebraciones que se llevaban a cabo en San Juan de Pasto, entre las que encontramos el Corpus Christi, la fiesta de San Juan, la fiesta de la epifanía, las proclamaciones de los nuevos reyes, entre otras. Las celebraciones, en la zona del altiplano fueran tomando un sentido propio, a partir del juego que realizaba el negro con quienes lo observaban, allí fue naciendo el juego de la pinta y el día de negros, eje de los posteriores carnavales.

Otra fiesta de gran importancia dentro de las celebraciones católicas es la de laInmaculada Concepción, que se realiza desde la colonia, cuando por bando se ordenaba prender velas en el día de vísperas. Como lo fueron posteriormente, las pasadas y novenas del niño, como la procesión de la epifanía. Estas tradiciones se mantuvieron hasta la llagada del siglo XX, cuando en la segunda década se celebra el carnaval estudiantil, el cual posteriormente se institucionaliza como Carnaval de Pasto y se le van introduciendo nuevos aspectos de acuerdo al devenir de la fiesta, como fue el día de blancos y la Familia Castañeda; quedando así los días bajo los cuales hoy se los reconoce el carnaval y el nombre que lleva, Carnaval de Negros y Blancos, el cual se inaugura con la llegada de la Familia Castañeda.

Con la celebración del Carnaval estudiantil se introducen los carros alegóricos, los disfraces y las mascaras; personajes vestidos de arlequines, marinos, bufones, etc., recorrían la ciudad en carros vestidos de acuerdo al motivo que representaban quienes iban en ellos. Posteriormente los carros fueron adornados con muñecos y estos con el paso del tiempo fueron cada vez mas grandes, dando origen a las carrozas, los carros fueron remplazados por camiones el espacio eran mayor para poder representar mejor los motivos.

Los jugadores fueron aumentando y acompañando a las carrozas vestidos de acuerdo al motivo seleccionado para vestir los camiones, en donde la mascara era un elemento importante, acompañada de la pintica de negro.

Al mismo tiempo que el 6 de enero se realizaba el día de blancos, se llevaba a cabo la procesión del Paso del Niño de las Meregildas, acompañado por niños vestidos de angelitos, reyes magos, pastores y “negros” o sea que llevaban la cara pintada de negro, como los personajes que acompañaban a los danzantes de los pueblos vecinos a San Juan de Pasto y que salían para celebrar los regocijos públicos y posteriormente los carnavales. Esta procesión con el paso del tiempo fue perdiendo importancia, pero por otra parte los carros y posteriormente las carrozas que salían el 6 de enero se van ordenando dando lugar al desfile.

El Carnaval se ve enriquecido con otras tradiciones que llegan del sur, como el la quema de los años viejos y el juego del agua el 28 de diciembre; actividades que hoy en día son fundamentales en el devenir de la fiesta y que unidas al juego de negros y blancos el arte efímero representado en los motivos de los desfiles, le dan el valor excepcional y único de los Carnavales de Negros y Blancos de San Juan de Pasto.


Recopilación: Hector Javier Ortega Zambrano
Fuente: Maestro Álvaro Reyes
 
templos_1.jpg