Que representa para Pasto y Nariño Catalogar a los Carnavales de Negros y Blancos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Es importante traer a colación el momento tan importante que desde aquel año 2001 tiene a nuestra fiesta carnestoléndica ya posicionada como Patrimonio Cultual Inmaterial de la Humanidad; ¿qué trasfondo tiene para la cultura y el arte de nuestra región estar como una de las principales fiestas tradicionales de la humanidad?

En esta tarea ha venido trabajando Corpocarnaval en cabeza de su director David Mendoza Hurtado, quien junto a su equipo colaborador ha realizado un documento muy bien estructurado donde se destacan los referentes históricos de las fiestas de enero y la importancia de ser catalogada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Es así, como aprovechando este espacio, queremos abrir un lugar donde la manifestación cultural más importante del sur occidente colombiano continuamente retroalimente a nuestro lector sobre su importancia y su pertinencia como fiesta popular y tradicional del pueblo pastuso.

Ampliando el horizonte de la importancia de nuestras fiestas queremos a continuación dar una semblanza histórica de su esencia, la cual la ubicó ante la UNESCO como un Patrimonio Cultural donde día con día y años tras año interviene el pueblo que apoya y engalana el saber artístico tradicional y la catapulta a los espacios culturales más significativos de la humanidad.

De esta forma queremos extractar del documento elaborado por Corpocarnaval los aspectos más sobresalientes de la importancia y pertinencia que representa ser considerada  con todos los meritos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad:

 

¿Qué significa entonces, ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad?

  • Que nuestra cultura ha rebasado las fronteras y ha instalado su fuerza expresiva en el mundo.
  • Significa que los valores esenciales de la cultura del carnaval son propiedad colectiva definida inicialmente en los artistas y la comunidad.
  • Significa también que la expresión ya no es un evento; es un proceso sociocultural que debe protegerse.

 

Esta magna fiesta, es una manifestación cultural viva, que se nutre de las experiencias que año tras año le confieren todos sus actores y espectadores

Queremos de esta manera sencilla unirnos a cada uno de los artesanos que aportaron con su creatividad el florecimiento de esta fiesta, no dejemos atrás al pueblo que se convierte en la materia prima que enriquece este patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad; el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto.
 
templos_2.jpg