Corregimiento de la Laguna

Camino al oriente, por la vía que de San Juan de Pasto se va al Putumayo, a ocho kilómetros de nuestra ciudad capital y a una altura de 2800 mts., sobre el nivel del mar, se encuentra localizado en una pequeña planicie un pintoresco poblado cuyo nombre genérico es La Laguna.

Quien no conocen el lugar, ateniéndose al nombre de la población, seguramente pensaran que estamos hablando de un poblado cercano o colindante con una laguna; no es así y desde este punto de vista se torna bastante inquietante e interesante para quienes tratamos de buscar o identificar, la toponimia de un determinado iugar.

El Padre Marcelino de Castellvi, O.F.M, dice respecto al origen, tanto del nombre como de los pobladores de LA LAGUIGUNA "En algunas versiones modernas se habla, por ejemplo, de la traslación del pueblo de La Laguna desde el valle de La Cocha donde antes vivían, hasta el iugar más cercano a Pasto donde está situado al presente.

Es un acontecimiento que, según rigurosa cronología de los documentos históricos conocidos, no pudo suceder antes de los últimos tiempos coloniales o en los principios de la Independencia y que, sin embargo, en la leyenda retrocede al tiempo de la formación lacustre de La Cocha".

Más adelante cuando hace referencia a la gente en si del poblado y su folklore, afirma:"En la sección andina del Putumayo, por ejemplo, existen pueblos de indios relativamente puros, sin otro mestizaje que el resultante del de la unión de las razas aborígenes entre sí y entre pueblos de blancos: con el fin de ejecutar los medios que presupone el logro de la civilización moderna, hállanse, intercalados en serie, pueblos de mayor o menor mestizaje racial: entre éstos, unos apenas sí reveían inicial aculturación, y otros, en cambio, la poseen en altos grados, tanto que de algunos colonos llamados blancos, procedentes, por ejemplo, del pueblo nariñés de LA LAGUNA se puede afirmar que ni su folklore es blanco: varios pertenecen al grupo conocido bajo la denominación de "blancos", o a la vulgar de "calzonarios", nombre éste que les haya venido porque usan prendas de vestir de la moda europea; y viceversa, algunos grupos de indios pertenecientes a razas puramente aborígenes que no han desechado su indumentaria primitiva y gran parte de los elementos más pertinaces de su antigua cultura, han adoptado ya notable cantidad de supersticiones, cuentos, leyendas, refranes, coplas, de danzas, etc., de origen europeo."

Don Alonso Carrillo la Real Audiencia de Quito, se reagrupó en pequeños poblados localizados alrededor de la Ciudad San Juan de Pasto sobre el Valle de Atriz.

Los asentamientos poblacionales de las reagrupadas comunidades indígenas de la época fueron condicionadas a determinada planificación de su producción agrícola con el objeto de abastecer el mercado en general de la región, pero de manera particular las necesidades de las gentes del sector urbano.

Esa particular planificación de la producción agrícola hizo que entre las gentes del sector rural y las del urbano, se comenzase a dar recíproca identidad de intereses que sirvió para mayor relación social entre ellas. Si en verdad no podemos hablar de una integración como tal, si existió y aún persiste vínculos de afecto entre los dos conglomerados.

Ese afecto entre el sector campesino y el urbano del Valle de Atriz, tuvo su mayor auge durante las denominadas guerras de independencia, cuando por incomprensión con las características muy particulares que se tenían en Pasto respecto a la administración que aquí se ejercía a nombre de España, los republicanos tanto del sur como del norte pretendieron someter a "sangre y fuego" a !as gentes de Pasto y sus alrededores.

Por cerca de cinco lustros, Pasto y su gente tuvo que defenderse de los continuos ataques que tanto Quiteños, Payanases, Caleños y Santafereños hicieron bajo el rótulo de "¡Viva el Rey, abajo el mal gobierno!". Atacada la población de Pasto buscó refugio en los cercanos poblados del Valle de Atriz, para desde esos sitios obligar mediante la organización de campesinos armados la desocupación de la sitiada ciudad, recurriendo la mayor de las veces a cortar el agua, mediante la desviación de ésta de quebradas y riachuelos que desde las encumbradas montañas desciende de manera precipitada hasta la ciudad.

Agustín Agualongo, caudillo popular de Pasto ocupó y recurrió muchas veces al respaldo de las gentes de los sectores rurales para con ellos, en esos sitios vencer a muchos de los generales de la independencia como: Juan José Florez, Pedro Alcántara Herrén, Bartolomé Salóm, Antonio José de Sucre, José María Córdoba, José Hilario López, José María Qbando, Alejandro Macaulay, Mires, Heres, Cabal y muchos más de los principales jefes de la independencia.

Esta compenetración muy ligada entre las gentes del sector rural y las del urbano de Pasto, nos llevaron a preparar el material que sirvió para publicarlo en los Tomos II y III del Manual de Historia que dirige la Academia Marínense de Historia bajo el nombre de "Los poblados del Valle de Atriz", trabajo que ha sido de buen recibo entre las gentes estudiosas de la región y de otras partes del país, de acuerdo a varios comentarios que nos han hecho conocer para gran satisfacción nuestra.

Como conclusión a los estudios del padre Castellvi, se deduce que LA LAGUNA, es un poblado que lleva su nombre en razón al lago de la Cocha, también conocido como Guamuez o Sindamanoy que si en verdad no está tan cerca como podría suponerse se encuentra a 20 kilómetros aproximadamente de este lugar, razón por la cual sus pobladores colocaron el nombre de LA LAGUNA como recuerdo al sector desde donde probablemente provienen su sprimeros habitantes o pobladores.

La planicie se encuentra en la parte intermedia, en las estribaciones de la cordillera, y se podría decir que es cual si fuese la entrada al Valle de Atriz por el sector oriental, la enmarca en su contorno el páramo de San Francisco y el Bordoncillo, como protecciones naturales de los vientos provenientes del sector.

Fuente: Los Poblados del Valle de Atriz, Enrique Herrera Enríquez.

quimbolos.jpg