Historia de Obonuco

Ubicado en la zona centro occidental del Municipio de Pasto, en las faldas o estribaciones del Volcán Galeras, a 2.800 m.s.n.m, y a cinco kilómetros de San Juan de Pasto está localizado el poblado de OBONUCO.

Según registro de Encarnación Moreno en su estudio "Primeros Asentamientos en el Sur de Colombia", el primer Encomendero fue Don Rodrigo Pérez (conquistador y poblador), ateniéndonos la repartición que se hizo entre los veintiocho Encomenderos de Pasto en 1559, donde también se contempla como encomiendas a favor del citado conquistador Pérez: a Quina y Sibundoy con una tributación de 70 fanegadas de sembraduras, 770 indios, de los cuales 120 prestaban servicios de minas y recibían 2000 mantas.

En ese mismo documento encontramos a Fernando de Aranda, también registrado como "Encomendero de XOBONUCO, con 82 Indios, 82 mantas y 10 fanegas".

En documento de 1590, donde se relacionan las Encomiendas, Encomenderos e indígenas tributarios de Pasto, OBONUCO, se registra como JOBONUCO y tiene dos Encomenderos de acuerdo con la ubicación que al respecto se hace, así: cuando se habla del "Valle de Quillacingas Doctrinas de Clérigos", se registra al capitán Rodrigo Pérez como Encomendador y 52 indígenas tributarios; al relacionarse la "Doctrina de Frailes de Santo Domingo", es Fernando de Aranda quien aparece como Encomendero con 20 indígenas tributarios.

Para el año de 1615, OBONUCO, tenía "79 indígenas tributarios, pagando 108 pesos, 39 y medio hanegas de maíz o 39,50 patacones, y otras tantas gallinas de las cuales se daban cuatro pesos siete reales al corregidor", según referencia de José Rafael Sañudo.

"El 8 de febrero de 1721 se recibió un oficio de los empleados de las Cajas Reales de Quito, en que se ordenaba que los tenientes gobernadores de Pasto y los Pastos, diesen razón de los indios de estas provincias, de cuyo lamentable estado tenían aviso. Por esto el Protector de naturales Manuel Javier de Qbando, en nombre de los gobernadores de los pueblos de San Bartolomé de Matituy, Sibundoy, Santiago, OBONUCO, Genoy, Jamondinoy, Tescual, Aranda, Botanilla, Buesaquillo y los yanaconas (cuyas encomiendas entraron a la Corona, por haberse extinguido las dadas por dos vidas, según disponía la Real Orden de 12 de Junio de 1920) que estaban presos porque no podían paga los tributos en plata, suplicó al juez visitador general de la Real Caja de Popayán, que se les recibiese en trigo, que así se adelantaría la agricultura de este género \ sacándolo para Popayán, Cali, Buga y Cartago, además vendría a ser menos afligida la situación de estos desdichados. Discreta petición que acredita de buen ecónomo al Obando y a que accedió el Superior."

El lenguaje de Sañudo es claro en el anterior párrafo cuando refiere la grave situación por la que se estaba atravesando en la región que prácticamente no daba para cancelar oportunamente los tributos y en tal razón se encontraban por aquel tiempo encarcelados los gobernadores de los pequeños poblados, entre los cuales estaba el de OBONUCO, situación que ventajosamente favoreció la petición que Manuel Javier de Obando hizo ante la Real Caja de Popayán.

Entre varios datos curiosos e interesantes que José Rafael Sañudo trae en su Obra "Apuntes sobre la Historia de Pasto", encontramos uno que nos llamó la atención por cuanto se da a conocer el precio de OBONUCO en 1771, al adquirir dicho predio el teniente Gobernador Zambrano Santacruz por 12.830 el día 28 de Agosto, cuando su verdadero valor era de 13.000 pesos.

Frente a esta serie de datos, es error de quienes pretenden adjudicar la creación o fundación de OBONUCO a Dn. Alonso Carrillo en 1586, pues ya se demostró que el poblado en referencia tiene plena vigencia desde 1559, ¡cinco lustros atrás!, con su respectivo  Encomendero ya sea identificándolo como OBONUCO, XOBONUCO O JOBONUCO.
 
 

Obonuco en el camino hacia el destierro de Nariño

Trece meses había permanecido el General Antonio Nariño prisionero en Pasto, luego de su fracasada Campaña del Sur, cuando derrotado contundentemente por las huestes pastusas queda abandonado a su suerte y de esa manera dice José María Espinosa, en "Memorias de Un Abanderado":"no es posible pintar el enojo de Nariño cuando vio lo que pasaba; él, que incansable y tenaz, pensaba reunir de nuevo su ejército y después de algún descanso, volver sobre Pasto con su artillería, para entrar triunfante a la ciudad. Pero viendo que ya había remedio en lo humano, dio orden a su hijo de que siguiera a Cabal, no obstante que ofrecía a su padre para que tomase el caballo en que iba y se salvase. El Coronel Nariño partió con los demás oficiales, y yo, que no quería abandonar al general permanecí con él."

"Habiendo en ese momento percibido una partida de gente que venía en persecución nuestra, me dijo con tono resuelto:"Sál\/ese usted abanderado; yo los aguardo en esta montaña". Y diciendo esto se internó precipitadamente en lo más espeso del bosque. Temiendo yo que fuese más fácil al enemigo descubrir un grupo de dos personas que a una sola, le dejé y emprendí la marcha atodocorrer".

Retenido tres días después, el General Nariño, por los lados de La Lagartija, se sabe el proceso que a éste se siguió por parte de las autoridades de Pasto, respetando en un todo su vida y obviamente con las seguridades quetenían que darse a la importancia del Retenido.

Leopoldo López Alvarez narra así, la salida de Marino hacia Quito camino ha su destierro en Cádiz (España):"Nariño salió a caballo para aquella ciudad (Quito en uno de los últimos días del mes de junio de 1815, en medio de una escolta de treinta morlacos (Caucanos) y cuarenta españoles. Se le sacó de la prisión a medio día, porque nada tenía que temer del valeroso pueblo que inscribió su nombre en el libro de los pueblos-héroes perdonándole la vida. Las calles de tránsito estaban repletas de gente, y tan pronto como pasó la escolta que conducía al ilustre prisionero, toda la multitud siguió tras él en silencio y con respeto, porque siempre los valientes han rendido culto a los valientes."

"En la puerta de OBONUCO, pidió Nariño permiso a la escolta para despedirse de la multitud que le seguía, y con palabra fácil y elocuente hizo la apología del valor, hermano de la gratitud, y dio nuevamente gracias a los muy hospitalarios y nobles pastusos, por la generosidad que habían usado para con él."

Este acontecimiento histórico de la forma como Nariño se despidió desde OBONUCO de los pastusos, es digno de todo encomio y debe destacarse como un hecho de gran importancia dentro de la historia del pequeño poblado de OBONUCO que para orgullo y seguridad de su gente cuenta en la actualidad con una Estación Experimental Agropecuaria que funciona desde 1946; y, a partir del 30 de Enero de 1971, el Instituto Macional de Investigaciones Geológico-Mmeras -INGEOM1NAS-, inauguró una Estación Sismológica a 3010 m.s.n.m para vigilar la actividad vulcanológica del Galeras.

Fuente: Los Poblados del Valle de Atriz, Enrique Herrera Enríquez.

 

quimbolos.jpg