Historia de Cujacal

De frente a la plaza mayor de San Juan de Pasto, mirando hacia el lado nororiental de la ciudad, se observa un carreteable que de manera pronunciada, casi perpendicular, en perspectiva, se adentra hacia un infinito hasta perderse por un franco sobre el monte Morasurco.

Esa es una vía que antaño se convirtió en paso obligado para los viajeros que salían o entraban al Valle de Atriz camino al norte de la región.

CUJACAL, palabra proveniente de CUJACO, arbusto espinoso en quechua, según Ignacio Rodríguez Guerrero  y nombre en la actualidad del sector anteriormente descrito que hasta hace algunos años era rural y hoy en día forma parte del sector urbano de la ciudad capital del departamento de Nariño.

José Rafael Sañudo, ilustre historiador nariñense, refiere así el trazo del sector de CUJACAL: "A poco, después que se fundó Almaguer y los indios Sindaguas hacían correrías por el Patía, con horribles muertes, se abrió el camino del Alto de Aranda o Páramo del Morasurco, poco antes de 1568, siendo teniente y por él, Díaz Sánchez de Narváez; pues el 8 de octubre de 1571 se dice en una escritura, el camino que hace poco abrió el Capitán Sánchez de Narváez para Buisaco por el Páramo, cuya continuación era Tacines, Cebollas, Chacapamba se andaba también por el centro del Valle de Daza, que en invierno sobre todo ponía muy cenagoso. Por aguas, hasta hace poco después del 3 de Septiembr ede 1667, se caminaba por Carlosama, Sapuyes, Tambo de Minda, Ijaguí, Quine La Cruz y Almaguer, para llegar a Popayán."

Se dirá que dentro del párrafo anterior no encontramos de manera concreta Ia palabra CUJACAL, así lo es, pero también es cierto que dentro del sector que se ubica como Alto de Aranda o Páramo de Morasurco se localiza CUJACAL como sitio de entrada o salida de la ciudad de Pasto, de manera mediata al histórico Calvario, hoy un barrio de Pasto, hecho que lo corroboran las diferentes crónicas que existen al respecto cuando aún en trazados de mapas de la époc para liejar a Tacines, Cebollas y Chacapamba, el camino a recorrer desde para Pasto se hacía por el sector del Calvario y luego la subida de CUJACAL hasta bordear el Morasurco rumbo a la ruta descrita.

Todo indica que con el transcurrir del tiempo, el camino que trazara el Capitán Sánchez de Narváez desde Pasto hacia el norte se fue poco a poco poblando alrededor de éste hasta convertirse en un pequeño poblado donde sus gentes también se han visto comprometidas con los diferentes acontecimientos de Pasto durante su historia.

El auge de poblamiento que ha tenido la ciudad capital de Marino r a sido grande y constante en los últimos años, hecho que casi está haciendo perder identidad a sectores de tanta trascendencia como CUJACAL al poner nombres diferentes a los barrios que se van construyendo alrededor de estos sitios como queriendo ocultar o entregar al olvido de las gentes hechos históricos que tuvieron lugar en esos sectores.

NARIÑO SU DERROTA EN EL SECTOR DE CUJACAL

El general Antonio Nariño y Alvarez había salido en su campaña al sur desde Santa Fe de Bogotá el 21 de Septiembre de 1813, llega a Popayán el 31 de diciembre de ese mismo año luego de obtener triunfo en Palace. En Calibio también cargo con la victoria, pero aquí es bueno referir un hecho donde gentes de Pasto participan dentro del ejército realista al mando del Coronel Asin, según relato de Leopoldo López Alvarez, cuando manifiesta:"Asín, al verse abandonado y casi solo en el campo de batalla, aguijó con furia su cabalgadura; dirigiéndose a la reserva compuesta de pastusos, les gritó: IPastusos! Vamos a morir! - y ellos contestaron: !No importa, si Dios lo quiere! y avanzaron contra los republicanos, logrando detenerlos en la victoria.

Más como estos valientes hijos de Pasto eran los únicos que resistían, todas las fuerzas contrarías cargaron sobre ellos, y si bien se defendían heroicamente lanza en mano; el número de expedicionarios que los cercaba era abrumador. En tan críticos instantes aconteció un suceso extraordinario y rarísimo en los fastos de la historia. Las mujeres pastusas, al ver casi perdida la batalla y sus maridos acosados por los insurgentes, decidieron entrar en acción. Se despojaron de sus vestidos femeniles para reemplazarlos con pantalón y la casaca que arrebataron a los soldados muertos; y así, disfrazadas de hombres, empuñaron espadas y lanzas; y a los gritos de ¡Viva la religión! ¡Viva el rey! partieron como huracán contra las huestes triunfadoras. Lucharon con heroísmo y muy pocas alcanzaron a escapar. Entre los prisioneros de esta jornada, cayeron varias mujeres vestidas de hombre, que peleaban al lado de los soldados, y entre los muertos se hallaron también algunas.

Juanambú, Cebolla y Tacines fueron luego sectores doblegados por las tropas de Nariño. Al combate armado pretendió Nariño esgrimir un lenguaje agresivo que obviamente tuvo respuesta altiva por parte del cabildo de Pasto; ejemplo de esta clase de atropello y provocación verbal a las gentes de Pasto tenemos a continuación cuando Naríño desde La Caldera dice:" En esta inteligencia y en que usía muy ilustre debe conocer el enorme disparate que me propone, de que me vuelva con mis tropas después de siete meses de viaje, de dos victorias y de los gastos y trabajos consiguientes a su movimiento, adelanto mis marchas, y por última vez digo a usía ilustre, que si me hace un solo tiro, fiados en la indulgencia que he usado en todos los pueblos de mi tránsito. Pasto quedará destruida hasta sus fundamentos...Es preciso que antes de romper el fuego, se decida abiertamente a hacer causa común con nosotros a quedar destruida de un modo que nunca jamás pueda volver a ser habitada...".

El Cabildo responde:" que firme en sus principios y cada día más adherido al sistema de gobierno en que vivieron y murieron sus padres, está decididamente resuelto a sacrificarse primero que abandonar este precioso depósito...Por lo mismo que se trata de invasión (la campaña del sur que el dirige), no hay que hablar de otros derechos, de otra autoridad ni de otra ley que la del mas fuerte; y puesto que usía no nos deja otro arbitrio al presente que éste, no obstante de ser el más bárbaro que la ciega ambición ha podido inspirar a los hombres, puede usía escoger a lo largo del Juanambú, el punto que le parezca más a propósito para terminar nuestras diferencias...".

Así, con lenguaje agresivo y respaldado por las armas, llegó Antonio Nariño hasta las Alturas de Aranda el 10 de Mayo de 1814 pronunciando aquella frase:"Muchachos: !A comer pan fresco a Pasto, que lo hay muy bueno!; coronó los Ejidos y a la altura de El Calvario, una bala mató su caballo, en tanto:"Una gran multitud formada militarmente, que a la distancia parecía un ejército numerosísimo. Se trataba de una procesión que las mujeres y los que no podían portar armas traían por la calle real de San Agustín hacia La Merced encabezada por la Santísima Virgen de Las Mercedes, patrona y gobernadora de la ciudad..".

Nariño combate entonces en predios de El Ejido, donde es muerto su caballo, concretamente en el sector de El Calvario, razón por la cual no está por demás saber que se entendía o comprendía e! Sector de El Ejido en Pasto para aquella época de acuerdo a José Rafael Sañudo que al respecto manifiesta:" Los Ejidos que en toda la Colonia, se extendían desde el llano que aún lleva su nombre hasta El Calvario y terrenos que llegan al CUJACAL, partiendo límites con el actual camino de Popayán, anterior a la carretera."

 Cuando se habal de Ejido o Ejidos se debe enterder que esta denominación hace referencia a aquel sitio común, propiedadad del estado, donde las gentes podían dejar pasteando los animales con toda libertad, sin que nadie les cobre por ese servicio. Por eso encontramos que varias ciudades tienen su Ejido.

banner_carnaval_1.jpg