Aspectos Normativos

En Colombia, la primera vez que se legisla sobre Conservación del Patrimonio Histórico, Artístico y Monumentos Públicos de la Nación, se hace a través de la Ley 163 de 1959, siguiendo los parámetros establecidos en la Séptima Conferencia Internacional Americana, reunida en Montevideo y en la que se considera que son bienes inmuebles de los países firmantes los pertenecientes a las épocas de la Colonia, de la independencia y de la República.

El Decreto 264 de 1963 reglamenta la mencionada ley, y en el se especifican los elementos que son considerados como bienes patrimoniales de la Nación, delegando funciones a los organismos que tienen la responsabilidad de conservarlos, igualmente considera como sectores antiguos las construcciones, las calles, las plazas, las plazuelas y demás inmuebles originarios de los siglos XVI, XVII, XVIII y principios del XIX.

Con la creación e integración del Consejo de Monumentos Nacionales (Ley 163 de 1959, Decreto 2700 de 1968) y del Instituto Colombiano de Cultura, organismo adscrito al Ministerio de Educación Nacional y creado según la Ley 3154 de 1968, se inicia una nueva fase en la preservación y conservación de los bienes muebles e inmuebles con valor histórico y cultural en el país.

La Ley de Ordenamiento Territorial (Ley 388 de 1997 de Julio 26), en su artículo 13 Numeral 3 retoma el tema de los bienes patrimoniales de tipo cultural, y hace énfasis en su delimitación, conservación y protección, dejando de cierta manera la autonomía de la reglamentación a las autoridades correspondientes en especial las de carácter municipal.

El Decreto 1504 de 1998 (Artículo 5, Literal c) especifica los sitios para ser delimitados en los municipios : “Las áreas para la conservación y preservación de las obras de interés público y los elementos urbanísticos, arquitectónicos, históricos, culturales, recreativos, artísticos y arqueológicos. Las cuales pueden ser sectores de ciudad, manzanas, costados de manzanas, inmuebles individuales, monumentos nacionales, murales, esculturas, fuentes ornamentales y zonas arqueológicas o accidentes geográficos”.