Templo del Santo Sepulcro

Según datos históricos de los primeros Cargueros, en 1720 fue elaborada la imagen del Santo Sepulcro. En este año, la imagen salió por primera vez en la Procesión del Viernes Santo. Esta valiosísima joya artística era llevada en los hombros de quienes serían los fundadores de la Cofradía que aún perdura.
 
El Santo Sepulcro es una bellísima urna de grandes dimensiones y finamente decorada, su longitud alcanza los dos metros de largo por uno de ancho. En la parte superior de la bóveda se encuentran tres torrecillas con diferentes dibujos tallados y bruñidos con laminilla de oro, cada torrecilla es rematada por un arcángel que porta las insignias de la Pasión de Cristo.

Esta preciosa reliquia histórica de estilo barroco, tallada en madera, artísticamente adornada y bruñida en laminilla de oro de 24 quilates, tiene un peso total de 85 arrobas. Fue elaborada en la Escuela de Artes y Ebanistería, dirigida por los padres Dominicos en la ciudad de Quito (Ecuador).

La cámara donde reposa la sagrada imagen del Cuerpo de Jesucristo está ataviada con edredones de terciopelo y cubierta por el Santo Sudario. La gran urna de la cámara descansa en una plataforma sostenida por seis columnas esculturales que miden cuarenta centímetros de alto y están totalmente adornadas con laminilla de oro.
 
En la plataforma, tallada en madera, se destacan once esculturas de ángeles pequeños con sus alas doradas que portan las insignias alusivas a la Pasión de Jesucristo. Los once arcángeles y la plataforma con los barrotes que recibe la urna fueron encomendadas al maestro pastuso Alfonso Zambrano Payan.

El Santo Sepulcro es un verdadero tesoro artístico y colonial, su valor es incalculable por ser la joya más antigua que existe en la ciudad de Pasto. Llama la atención por la solemnidad, el respeto y el fervor que le rinde la comunidad nariñense en la procesión del Viernes Santo.
 
Es propiedad de la sociedad del mismo nombre, entidad que fue fundada, con los 12 primeros Cargueros, por los Padres Dominicos. Actualmente se guarda y venera esta obra de arte religioso en la capilla que lleva el mismo nombre, consagrada e inaugurada el 8 de diciembre de 1972.