Templo de la Merced

Es hecho cierto que sacerdotes de la orden de la Merced acompañaron a los conquistadores. Esta orden se estableció en Pasto antes de 1561, de ello no hay duda; aún se afirma documentalmente que se avecindaron en la villa en 1539 y que fue este el segundo convento que se construyó en Pasto, la edificación la efectuó Fray Tomás de Cuenca y el convento se llamó de San José. La primera Iglesia de la Merced debió ser, como la Iglesia Matriz, una choza de bahareque cubierta de paja, no se conoce documento al respecto. En 1562 se inició la construcción de una igle­sia de magníficas características, con muros y arcos de cal y canto, se terminó en 1609.

En 1637 continuaron los trabajos de mejoramiento de la Iglesia y en 1646 se construyo un taberná­culo de tres cuerpos con tres nichos para la Vir­gen y dos santos. El 23 de marzo de 1756 los miembros del Cabildo de Pasto, postrados ante la imagen de la Virgen de las Mercedes, prometieron en nom­bre de la ciudad y bajo juramento, ayunar en adelante el 23 de septiembre de cada año y el 24 celebrar solemnemente su fiesta; esta última promesa se cumple desde entonces y la hicieron nuestros padres para implorar la protección de la Virgen contra las temibles amenazas de ese terrible Volcán.

El magnífico templo de la Merced sufrió mu­chos desperfectos con los temblores y terremo­tos que a lo largo de los años soportó la ciudad; los del 4 de abril de 1768 atribuidos al volcán Cotopaxi del Ecuador, rompieron dos de los ar­cos principales y desplomaron el famoso arte-sonado de madera ricamente dorada; tos sismos de 1785 aumentaron los daños hasta temerse la ruina de tan valiosa fábrica.

Movimientos sísmicos posteriores aumentaron los daños que ya eran considerables y que no habían podido remediarse plenamente. Los fuertes temblores de 1822 tumbaron la sun­tuosa portada del templo y cayeron los leones de oro; el 20 de enero de 1834 un nuevo terremoto, mayor que los anteriores, dejó en ruinas la totali­dad de la Iglesia y del convento, los sacerdotes se refugiaron en casas particulares.

La construcción del tercer templo, no fue de las di­mensiones del anterior ni pudo dársele la magni­ficencia que tuvo el destruido; según las crónicas era de una nave y en lugar de ladrillo y cal se levantaron tapias de tierra apisonada; fue esa la iglesia que en 1839 dejaron los Mercedarios cuan­do se aplicó la ley que suprimió los conventos menores, existía ese templo en 1864, ese año los últimos sacerdotes de la Orden dejaron la ciu­dad definitivamente. Debe aclararse que esa ter­cera Iglesia fue muy bella, con una obra de ma­dera tallada de magnífica calidad, su altar y artesonados dorados, del pulpito se afirmó que "era una joya".

Nuevos temblores cuartearon los muros de la Iglesia y a medida que los movimientos sísmicos se repetían, aumentaba el deterioro de la cons­trucción, por ello se hizo necesario levantar un nuevo templo, el que ahora existe. La primera piedra se bendijo el 4 de diciembre de 1913 por el obispo de Pasto Monseñor Leónidas Medina, los trabajos en firme se iniciaron en 1916 con planos y proyecto del arquitecto Walberto Pérez; la construcción fue dirigida por don Lucindo Espi­nosa, se inició y terminó durante la capellanía del Presbítero Samuel Rodríguez, insigne devoto de la Virgen de las Mercedes. Los temblores del 7 de agosto de 1935 dejaron huella en los muros de la Iglesia, por fortuna y gracias a su magnífica construcción se repararon satisfactoriamente.

La Virgen de las Mercedes fue coronada canónicamente el 8 de diciembre de 1943 por el Arzobispo de Popayán, Juan Manuel González Arbeláez, delegado para el efecto por el Romano Pontífice. La Virgen fue consagrada, mediante acuerdo municipal, Gobernadora de Pasto y de Nariño. El primero de enero de 1955, el Gobierno Nacional le otorgó la Cruz de Boyacá.

 

ESTILO ARQUITECTONICO Y DISEÑO ARTISTICO

El templo en su estructura y decoración es románico clásico. Entre sus detalles destacados se encuentra una escalera de madera en forma de caracol, denominada "escalera de ojo", porque no posee un eje de adherencia. Esta obra, realizada por el maestro Lucindo Espinosa, es catalogada como una joya arquitectónica, de la cual existen solo dos o tres en el mundo. El retablo, igualmente diseñado por Espinosa, posee tres armoniosos nichos que albergan las estatuas del Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen de las Mercedes y de San José. Este templo es el más visitado de la ciudad por cuanto allí es venerada la imagen de la Virgen de las Mercedes, Patrona de Pasto.

La corona de la Virgen de las Mercedes, fue elaborada en Ecuador. Tiene numerosas piedras preciosas. Pesa tres y media libras de oro. La cruz en la que termina la corona perteneció, al pectoral de monseñor Ezequiel Moreno Díaz, hoy Santo de la Iglesia Católica. Así mismo, La Patrona de Pasto porta el bastón de mando del coronel español Basilio García, quien luchó contra el libertador Simón Bolívar en la batalla de Bombona.

 
 
Video producido por la Oficina de Comunicaciones de la Alcaldía de Pasto (2010).